La polémica que ha desatado la humorista Kathy Griffin les ha costado su permanencia en la cadena de televisión CNN. Y es que la satírica fotografía de ella sosteniendo la cabeza del presidente norteamericano Donald Trump, totalmente ensangrentada ha hecho que muchas empresas dejaran de contratar a Griffin.

El presidente Trump junto a su esposa han criticado a la humorista por la fotografía. Una polémica que la propia Griffin ha llegado al punto de pedir disculpas públicamente.

No obstante el presidente Trump ya se mencionó vía twitter: “Kathy Griffin debería sentir vergüenza. Mis hijos, especialmente mi hijo de once años, Barron, lo han pasado mal con esto. ¡Enfermizo!”

Griffin emitió un vídeo admitiendo que traspasó la línea y fue demasiado lejos con la broma. Ya ha retirado la imagen al igual que su fotógrafo pese a que ya esta difundida por Internet.El hijo mayor del presidente ya ha instado a las empresas que rompan los contratos con la humorista. La CNN ya ha hecho público que no copresentará la próxima gala de Nochevieja.

 

Comparte este artículo