Hay ciertos alimentos que por su sabor exquisito nos olvidamos de lo que contienen. Nunca ha pasado nada pero la consumición de ciertos alimentos podrían provocar ciertas enfermedades.

Estéticamente los alimentos pueden parecer lo que se ve, pero muchos de ellos no están fabricados con los ingredientes que deberían ser. Si tu ves un zumo de naranja no tiene porque estar hecho de naranja, al igual que sucede con el queso, o las patatas o la carne picada. Estos alimentos te sorprenderán al no llevar los ingredientes que tendrían que llevar.

Néctar disfrazado de zumo

El zumo no tiene nada que envidiar del néctar puesto que éste último contiene menos de la mitad de zumo y el resto es todo agua con azúcar.

Chocolate blanco

El chocolate blanco si pensábais que contenía cacao blanco, no es así sino que está fabricado con manteca de cacao, sólidos de leche y azúcar. La ausencia de los sólidos de cacao es lo que le otorga el color marfil y hace que resulte mucho más dulce que el chocolate normal.

Gominolas

Las chucherías se dice que están fabricadas a base de petróleo, pero es sólo un mito, las golosinas se fabrican mediante un proceso mucho menos asqueroso y más natural: remojando la piel y los huesos de ganado vacuno o porcino en ácido o cal para eliminar el calcio y obtener un tejido blanco y cociéndolo todo en agua caliente para extraer la gelatina, secarla y picarla en polvo.

Palitos de cangrejo

Están compuestos por carne picada y procesada de pescado blanco y no de cangrejo, ese nombre viene a raíz de el color de la piel.

Carne picada

Las bandejas de carne picada del supermercado contienen entre el 65% y el 90%  carne y el resto son almidones, espesantes, proteína de soja, conservantes y colorantes.

Si te quieres alimentar bien lo mejor es mirar antes los ingredientes

 

 

Fotos de 20 minutos