Estos bebés son tan adorables que no querrías que crecieran nunca. Un poco de risa nunca viene mal para el cuerpo.