A primera hora de la mañana cuando suena el despertador lo primero que queremos es tomarnos un café para despejarnos sabiendo que lo más recomendable primero es beber un buen vaso de agua.

El café tiene efectos en nuestro organismo desde el primer sorbo. Su aroma y sabor deliciosos nos ayudan a combatir el cansancio, pero más que por eso, es por su efecto estimulante que te permite estar gran parte de la mañana activo en el trabajo. Estas son algunas sensaciones que tu cuerpo siente al beber café. La presión sanguínea aumenta después de que la cafeína se mezcla en tu estómago y se libera en la sangre.

La capacidad de reacción y de decisión se incrementan y la concentración es mayor gracias a la cafeína que contiene.

Pasada  media hora del primer sorbo, notamos que tenemos más energía, liberamos adrenalina y se está más despejado. Unos minutos después empiezan a moverse las neuronas y se fortalecen los músculos aumentando el nivel de serotonina.

Cuatro horas después aunque no estés haciendo ninguna actividad física, se quema grasa y se inicia el proceso de efecto diurético en el que el agua expulsa vitaminas y se desajusta el potasio y calcio.

Tras 9 horas de haber consumido el primer café, se ha eliminado la mitad de la cafeína en el cuerpo, por eso la hora más recomendable para beber café es de 9:30 a 11:30 o de 17:30 a 18:30.

 

Estos efectos son buenos para la salud si se consume de forma moderada

Fotos de google