Desde el momento en el que te prometes con el amor de tu vida empiezas a organizar todos los detalles para una boda perfecta. La reserva de la fecha. el fotógrafo,las invitaciones, el vestido, las flores, el menú...

Cuando piensas que está todo controlado viene alguien y te dicen que faltan cosas. Llega un punto en el que estás tan colapsada que crees que está todo planificado, contratado y reservado, pero al llegar el día de la boda se te olvida algo en casa como el ramo. Los nervios de la boda, la maquilladora, el peluquero, el vestido y verte hermosa hacen que tengas que salir de casa ansiosa por entrar ya a la iglesia, y en el momento en el que llegas empiezas a notar que se te olvida algo, y ese algo es el ramo.

Recuerda que un día así es muy importante y tiene que estar todo perfecto. Lo que muchas novias no saben es que cualquier desperfecto puede arruinar la boda así que es necesario, y otra cosa que se suele olvidar es el kit de emergencia como por ejemplo hilo y aguja, un poco de maquillaje, laca…

De la ilusión y la emoción seguro que se te olvida el discurso que le quieres dedicar a tu amado. Acabas improvisando alguna cosa de tu imaginación y si tienes suerte queda mucho mejor que el que habías escrito.

Esto ni siquiera lo planeas pero en toda boda debería haber un plan B por lo que pueda pasar: lluvia, vestido roto, algún enfado en la familia o simplemente la música que no gusta. Hay que tener varias opciones para una misma situación por si acaso no funciona la primera.

Nunca olvides sonreír en una boda, supuestamente es el mejor día de tu vida y si sales seria en las fotos parecerá que no eres feliz.

 

Comparte a las futuras novias para que no se les olvide nada

Fotos de google