Cuando vas a un restaurante la carta de postres suele ser muy variada, que si mousse de limón, que si mousse de chocolate... y si hubiera mousse de canela ¿lo pedirías? Su sabor suave le hace ser un postre selecto.

Este mousse es fresco y muy recomendable para el verano, su suavidad lo hace ligero y su sabor algo cítrico lo convierten en un postre sublime con el que sorprenderás a tus amigos.

500 gramos de leche
4 piezas de yema de huevo
90 gramos de azúcar
Ralladura de limón al gusto
Rajas de canela
2 hojas de grenetina
300 gramos de crema
1 manzana

Empieza poniendo a fuego lento la leche, la ralladura de limón y la canela. Por otro lado bate las yemas con el azúcar hasta conseguir una consistencia tipo nube y bate la primera y la segunda mezcla a fuego bajo hasta que hierva.

Hidrata las hojas de gretenina que son un derivado de la gelatina y luego añádelas a la mezcla de leche y déjalo enfriar. A continuación incorpora la crema y bate bien hasta que quede consistente. El siguiente paso es repartir la mezcla en tazones y dejarlos enfriar hasta que cuaje alrededor de 4 horas.

Cuando lo sirvas decóralo con trozos de manzana.

Comparte este nuevo invento de la repostería