Los dispositivos de realidad virtual existen desde los años 90 pero no ha sido hasta ahora que se han empezado a comercializar en mayor medida. Dichos dispositivos ya advierten de los efectos secundarios que pueden provocar.

Náuseas, mareos y falta de coordinación si se está mucho tiempo conectado son los efectos que han señalado los fabricantes de estos aparatos como consecuencias de su uso. En principio no es algo que debería preocupar a nadie, pero introducirse en otra dimensión a largo plazo podría ocasionar algún que otro daño grave. La realidad virtual es un fenómeno con el que se quieren explotar muchas actividades como el turismo 4.0, pero aún no está claro cómo afectaría a nuestro cerebro.

Muchos médicos están preocupados por los efectos secundarios que puede provocar la realidad virtual, si dañará la vista, el comportamiento o la motricidad. La actual Guía de Directrices Saludables y de Seguridad de las Oculus Rift, ha confirmado que los dispositivos que te trasladan a otra dimensión pueden afectar a tu cuerpo desde convulsiones, náuseas y mareos, hasta problemas con la coordinación sobretodo en los niños.

Lo que todavía no se sabe es si estos efectos son secundarios o permanentes, pero las investigaciones al respecto han demostrado que existe un conflicto de acomodación y convergencia que causa cansancio visual al tener que enfocar a una distancia concreta y lo que quieren saber es si a largo plazo afectaría a la visión.

Los riesgos que tienen que ver con la motricidad todavía no se han esclarecido sin embargo la realidad virtual puede afectar a nuestro comportamiento, aunque no siempre a peor. Este tipo de dimensiones se han utilizado para tratamientos terapeúticos que ha mejorado la situaciñon de muchas personas.

Todavía no se sabe a ciencia cierta si la realidad virtual tendrá consecuentas más positivas que negativas. Lo que si se sabe es que es toda una revolución que tendrá muchos más avances.

 

Y tú ¿Estás preparado para ir a otra dimensión?

Fotos de Google