Lograr un objetivo en la vida nunca es fácil, pero superar todos los obstáculos es todavía más complicado. La vida te enseña y te da cosas que a veces no desea pero tienes que aprender a vivir con ellas.

Una niña de 4 años, Qian Hongyan perdió sus piernas al ser arrollada por un camión en China. Ahora 15 años después de atleta olímpica y participó en los Juegos Olímpicos de Río.

Cuando tuvo el accidente, sus padres estaban muy preocupados pro si perdía las piernas y cuando vieron que no podían pagarle una buena rehabilitación ni tener los cuidados necesarios, los médicos le amputaron las dos piernas para poder salvarle la vida.

A su abuelo se le ocurrió la genial idea de ponerle una pelota de baloncesto justo debajo de su tronco para que pudiera moverse con ayuda de una manetas de hierro, así pudo hacer una vida medio normal con otros niños.

Qian causó mucha expectación en todo el mundo y gracias a las donaciones de sus seguidores pudo tener sus primeras prótesis. Con las que pudo unirse a un grupo de natación que incluía a gente con discapacidades.

Con tan sólo 13 años ya se había convertido en una campeona nacional y ganadora del oro en los paralímpicos de Yuman.

Con 19 años llegó a los Juegos Paralímpicos de Rio en 2016 y a día de hoy sigue luchando por demostrar que es una gran atleta y que luchando por tus metas se consigue todo.

 

Comparte esta historia de superación