La unión de los hermanos es muy fuerte y si son gemelos mucho más. Los gemelos idénticos son los que se forman dentro del mismo saco amniótico y existen más complicaciones de que los bebés nazcan correctamente.

Hayley Lampshire y Charlie han estado asustados durante todo el proceso de gestación porque en la ecografía de la semana 12 los médicos les dijeron que esperaban gemelos y que ambos estaban en el mismo saco amniótico.

Esto suponía un riesgo muy grande para los fetos puesto que si se movían en el útero los cordones umbilicales podrían enredarse e incluso llegar a estrangularse el uno al otro.  Y lo único que podían esperar es que los bebés estuvieran quietos.

La angustia y el terror se apoderó de los padres al pensar que podían perder a sus bebés, pero en las ecografías siguientes pudieron ver cómo los dos fetos permanecían unidos como si estuvieran cogidos de la mano, moviéndose al mismo tiempo.

Pese a que el embarazo fue prematuro, los gemelos nacieron sanos y salvos con 36 segundos de diferencia y todo gracias a que los hermanos permanecieron unidos como si fueran uno.

Una bellíssima historia que merece ser contada y que da apoyo a todas esas mujeres que sufren embarazos de riesgo.

 

Si te ha gustado la historia de estos bebés comparte