Más de una vez habrás hecho una pizza casera con tu familia o amigos y has sido el mejor anfitrión. No obstante si lo tuyo no es cocinar siempre tienes la opción de comprar la pizza y arreglarla para que parezca que la has hecho tú.

Los trucos más destacados para lograr hacer una buena pizza empiezan por la masa. La corteza debe de estar crujiente y todos sabemos que las pizzas congeladas no la tienen así. Para que salgan en su punto hay que meterla al horno a baja temperatura para que se vaya haciendo poco a poco y si haces una pizza casera el procedimiento sería el mismo pero cuando esté medio hecha le untamos en la corteza un poco de parmesano para conseguir más sabor.

La pizzas congeladas suelen tener el condimento muy compactado por lo que es recomendable echarle más salsa para que gane en sabor. Sin embargo si es una pizza casera hay que añadirle más ingredientes y nunca más sal.

El frío de las pizzas congeladas provoca que los ingredientes pierdan el sabor por eso anímate y añádele más condimentos recién hechos así como bañar en aceite la masa para que se quede más crujiente.

Si le añadimos un toque de limón a la pizza tanto casera como congelada le hará perder el sabor amargo de los alimentos y favorecerá a la posterior digestión de la misma.

Anímate a preparar tu propia pizza casera ya que es más saludable y puedes ponerle todos los ingredientes que quieras.

Comparte una pizza con tus amigos

Fotos de esquire