Dos gatos muy divertidos se ponen a correr en una cinta para ver quién va más rápido. Todo un espectáculo que al final acaba por aburrirlos y dejar la cinta para los que realmente la utilizan que son los humanos.

Los gatos pueden llegar a sorprender mucho, por eso está bien tener una cámara a mano para grabar todo lo que hacen. Dos gatos se suben a la cinta de correr de su dueño y se ponen a competir hasta que uno de ellos se resbala y el otro se va deslizando poco a poco hacia el final.

Primero un gato está preparándose para correr y mientras tanto desde lejos otro le mira y quiere imitarle.

Así que se sube a la cinta también intentando mantener el equilibrio para no caerse.


Entre los dos intentan hacer una competición pero uno acaba resbalándose y el otro acaba desistiendo.

Aquí puedes ver el vídeo

 

 

Si te ha parecido cómico compártelo