Combatir la vejez no es nada fácil ya que con el paso de los años es más complicado ocultar las arrugas y el cansancio. Tienes que saber adoptar una serie de hábitos pero de los buenos.

El primer síntoma del envejecimiento prematuro es el estrés ya que al tenerlo se liberan radicales libres que dañan las células con más posibilidades de acelerar el proceso de la vejez. Lo mismo ocurre cuando consumes mucho azúcar ya que nuestro cuerpo genera la glicación que es la pérdida de luminosidad, ojeras, aumento de las arrugas, hincharón y poros infectados.

Si ves mucho la televisión, exactamente por cada hora, se pierden 22 minutos de vida al estar sentado y depositar en las células el azúcar consumido. Estar sentado hace que las células envejezcan dando un aspecto cansado y demacrado.

Si tienes 20 años es recomendable que empieces a utilizar cremas, exfoliantes e hidratantes para proteger la piel, de lo contrario notarías las arrugas mucho antes de lo previsto. A esto hay que añadirle acostarse tumbado boca arriba porque si lo haces de lado propicias más arrugas.

Y por último, la alimentación es esencial para sobrellevar la carga de los años. Tu rutina alimentaria tiene que estar rica de carbohidratos, vitaminas, minerales y muchas proteínas.

Ya sabes, si no quieres verte la cara arrugada a temprana edad, sólo tienes que seguir estos pasos.

Comparte el modo de no envejecer pronto