El fútbol mueve masas y si además entre los jugadores están tus hijos es todo un orgullo, lo que no es lógico ni normal es que de repente dos padres se empiecen a pegar por debatir sobre un partido.

La brutal pelea entre padres mientras sus hijos juegan un partido de juveniles en Canarias no tiene precio, pero hablando en sentido figurado. Para quien le gusta el fútbol sabrá que es un deporte en el que puedes desahogarte, gritar como aficionado , vitorear y animar pero nunca llegar a las manos.

El partido era entre la U.D Teide y el U.D Guía y en cada uno jugaba el hijo de cada padre. En la foto se puede apreciar como están hablando gritándose uno al otro. A partir de insultos y más gritos empiezan a empujarse.

Lo que no se prevé es que la sucesión de puñetazos y patadas sea continuo. Pasa una mujer que se aleja del problema por miedo a recibir algún golpe.

Finalmente el que ha salido peor parado intenta defenderse pero ensangrentado se marcha para no seguir con esa situación vergonzosa.

Es sorprendente cómo pueden hacer algo así unos padres que están viendo a sus hijos. Para ellos sería una humillación y los padres seguro que se arrepentirían al poco de acabar la pelea. Un mal ejemplo para todo el mundo y un despropósito que estas cosas aún sucedan. Aquí puedes ver el vídeo.

 

Esta mala conducta de dos padres está dando la vuelta al mundo, compártelo para saber qué opinan tus amigos