Algunas historias de superación merecen ser compartidas, y esta es una de las más emocionantes que he visto últimamente.
Kaylee Rogers nación en el 2016 y al poco tiempo le diagnosticaron autismo y transtorno de déficit de atención con hiperactividad.
A los 7 años no quería hablar prácticamente, ni siquiera quería leer en voz alta

 

Sin embargo había algo que entró en la vida de Kaylee y que cambió para siempre, la música.

Gracias a ella y al director del coro del que forma parte, ha podido hacer cosas increíbles.

Ha mostrado al mundo su increíble voz, puede actuar junto a su coro, permanecer de pie y actuar ante el público.

Oye a este maravilloso ángel y emociónate con su canción.

¡Todos los problemas se pueden superar! Haz llegar este canto de esperanza a aquellos que aún no lo creen.