El pan de leche sea como sea, tostado, relleno de ingredientes, natural, integral, dulce o salado es la mejor opción para las meriendas o desayunos. Si optas por comerlo salado puedes elegir los embutidos y si lo quieres dulce con un poco de chocolate está muy rico.

En los supermercados puedes encontrar bolsitas individuales de pan de leche, pero estoy segura de que con uno no te sobra. Son tan tiernos que se te hará la boca agua y si además los tuestas el sabor a mantequilla se intensifica. Te propongo que hagas tu propio pan de leche. Sus ingredientes son:

250 ml de leche
1 yogur natural Danone
500 gramos de harina
1 huevo
50 gramos de azúcar
50 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
15 gramos de levadura fresca
Una pizca de sal

Cuando ya tengas todos los ingredientes empieza tamizando la harina con la ayuda de un colador en un bol ancho dejando un hueco en medio. Seguidamente calienta la leche y disuelve en ella la levadura fresca. Luego echa la mezcla en el hueco de antes, remueve y ve añadiendo el huevo, el azúcar, la mantequilla y el yogur. Una vez esté todo bien removido y mezclado empieza a amasar.

A la hora de amasar acuérdate que si se te pega mucho en las manos puedes añadir un poco más de harina y una chorradita de aceite hasta formar una bola. Cuando la tengas,tapa la masa y déjala reposar a temperatura ambiente durante unas 2 horas. En ese tiempo verás como la bola incrementa su tamaño y es entonces cuando debes amasarla de nuevo dividiéndola en porciones y con un rodillo dale la forma que deseas.

Enciende el horno a 180º y al tener todas las piezas formadas deja que reposen una hora antes de hornearlas. Cuando hayan aumentado su tamaño, coloca los panecillos en la bandeja del horno y barniza con el huevo batido y déjalos durante 15 min o cuando veas que tienen la textura deseada.

Con este pan triunfarás en las meriendas

Fotos de google