Malta ha perdido uno de sus principales atractivos turísticos y una joya de la naturaleza. Esta formación rocosa ha desaparecido a consecuencia de un fuerte oleaje acompañado de ráfagas fuertes de viento.

Este icónico monumento natural que había aparecido en la primera temporada de ‘Juego de Tronos’ ha desaparecido del mapa; situación que describe el primer ministro maltés Joseph Muscat como ‘desgarradora’.

Ya en 2013 se confirmó que la erosión antes o después era inevitable y lo único que podían hacer era esperar a que la naturaleza obrara por sí misma. La estructura podría haber aguantado más pero los fuertes vientos que azotaron la isla acabaron con ella como si nunca hubiera existido.

Los fuertes vientos provocaron una fuerte marejada que obligó a la retirada de todos los ferrys y cuando se calmó el temporal la gente se acercó para ver lo que había pasado.

Este imponente arco de piedra caliza era fruto de la erosión causada por las sacudidas del mar Mediterráneo durante siglos y que aún con la intervención del ser humano para evitar su derrumbe no hubieran podido salvarla. Así es como la naturaleza cobra vida y se deshace de cosas para luego, quizá, volver a formar algo más hermoso.

 

Comparte la Ventana Azul que ya no existe

Fotos de google