Kasey Boggs y su marido tienen cuatro perros y un gato y cuando ella se quedó embarazada no sabían cómo este hecho iba a perjudicar la relación con los animales por ahora el bebé necesitaría más atención.

El bebé se ha adaptado muy bien a sus nuevos hermanos animales y a la vez que sus padres, los cuatro perros y el gato se hacen cargo del bebé ya sea sólo para que no se caiga del sofá.

Kasey y su marido estaban nervioso pro conforme iban a reaccionar sus mascotas con la entrada de un nuevo miembro de la familia. Ahora los perros y el gato tendrían menos atención y el bebé podía también tenerles miedo, pero no ha sido así. Más bien al contrario, todos se han adaptado la mar de bien.

Mientras el niño esté feliz y no llore mucho toda la familia está encantadísima. Los perros protegen al bebé y el gato se encarga de dar las órdenes.

Intentan evitar que no se caiga del sofá. Es su misión y no van a renunciar a ella.

Da un poco de miedo que un niño pequeño esté rodeado de tanto animal pero para ellos ya es algo natural y lo consideran parte del grupo.

 

Cuando el niño se haga mayor seguro que quiere a estos animales como si fueran sus hermanos de sangre. Hasta el momento serán sus mejores amigos algo envidiable a tan corta edad.

Los padres han aprovechado para hacer fotografías cómicas del bebé y los perros.

 

No hay nada mejor como unos buenos amigos

 

Fotos de littlethings