El amor es una palabra que abarca grandes cosas y estar enamorado es algo completamente diferente. Todos sabemos que el enamoramiento se desvanece, pero amar a alguien dura toda la vida. No hablo del amor hacia tu pareja, sino hacia un hijo.

Las mujeres somos superheroínas sólo por el simple hecho de poder engendrar una vida. Valientes, intrépidas, con el corazón en un puño, admirables, constantes, perfectas. Faltarían adjetivos para definir con exactitud la capacidad que tiene una mujer de albergar tanto amor. Estas imágenes muestran el antes y el después de 9 meses demasiado duros pero a la vez hermosos.

Siente cada patada del bebé, la presión que ejerce porque quiere salir, los dolores de las contracciones y el sufrimiento del parto para luego sonreír junto a una personita por la que darías toda tu vida.

Acostúmbrate a los cambios, a los lantos, a los turnos con tu pareja, pero sobretodo disfruta de la vida que has traído al mundo.

Cuando tengas ganas de llorar por sentirte cansada, mira la sonrisa de tu bebé y verás como por él vale la pena eso y más.

Aprovecha los momentos en los que él esté durmiendo porque durante unos años vas a tener que vivir sólo por él, única y exclusivamente.

Enséñale el mundo que le espera, ve a la playa y en la orilla del mar moja sus piececitos y si se asusta enséñale a amar el mar.

Haz feliz a tu hijo con música, con películas, con juegos, haciendo nuevos amigos y sobre todo disfruta.

 

 

Comparte si eres madre o vas a serlo algún día

Fotos de recreoviral