La moda de los perros toy o perros miniatura se ha convertido en todo un negocio. Desde el propio animal hasta los complementos más insospechados.
Siempre ha habido perros pequeños o mini, pero gracias a los laboratorios de genética cada vez son más las razas de este tipo de perros. Dejando de lado si es correcto o no crear animales en laboratorio y su cría desmedida para hacer negocio, la verdad es que estos adorables pequeñajos se han convertido en toda una moda.

Tal vez la falta de espacio en nuestras viviendas, o el poco tiempo para pasear a los más grandes, hace que estos animales sean de los más adecuados a la hora de adoptar o comprar, y la industria de los complementos para mascotas lo sabe. Por ello se han lanzado a por este mercado con todo tipo de artículos para estos animales.

La cuestión es que entre lo adorables que son y todas las posibilidades que tienen a su alcance, los perros toy se han convertido en una moda, pero precisamente estas mismas características son las que hacen que alguien pueda confundir su mascota con un juguete. Y esto no es malo de por sí, el problema puede llegar cuando realmente se crea que un animal de verdad sea un juguete y no un ser vivo, y se le abandone cuando deje de ser adorable o muerda las zapatillas.

Si tienes claro que tener una mascota es una responsabilidad y aun así quieres uno y no te van los perros grandes, estos peques son de los más adorables y divertidos.

Si quieres una mascota no es necesario que compres, adopta. En los albergues de todo el mundo hay miles de magníficos animales esperando ser adoptados y sino puedes adoptar, compra estas ricuras.

 

Fotos extraídas de: www.molaunhuevo.com