El amanecer y el atardecer en ciertas partes del mundo es una belleza incomparable. El color del cielo se vuelve de un tono anaranjado y amarillo y en ciertos lugares despejados, la caída del sol es un momento muy bello.



La puesta del sol o el amanecer tienen una belleza insuperable, y también una explicación que deriva del ángulo con que los rayos del sol nos llegan a nosotros. Al atardecer, éstos tienen que recorrer un mayor camino hasta llegar. Esta espectacular foto de Birmania en el Puente U Bein, Mandalay refleja la belleza de este fenómeno.

Las ondas de menor longitud son absorbidas, por eso los rayos rojos, de mayor longitud, logran llegar hasta nosotros sin desviación alguna. Los tonos rosa que a veces se perciben son producto de una variación en la atmósfera, como su presión. Mira esta hermosa foto de Oia, Santorini en Grecia.

Sentarse a ver la puesta o salida del sol es una de las cosas más hermosas que existen y que nos hace ver la belleza y perfección del mundo en que vivimos. Como este paraje nevado en el Kilimanjaro en Tanzania.

O en nuestra querida España en Ibiza.

El desierto de Gobi en Mongolia.

O la Garganta del Diablo en Puerto Iguazú de Argentina

Y la bella Uruguay con el paraje el Carmelo.

 

 

Comparte esta belleza de la naturaleza