La brutalidad de la violencia machista no conoce límites.

Nos acaba de llegar una terrible la noticia de una terrible agresión ocurrida en la India.

El día de Navidad una mujer de 38 años llego a un hospital de la India quejándose de fuertes dolores abdominale tras una supuesta agresión por parte de su marido, el cual mostraba claros síntomas de ebriedad.

Al igual que muchos casos similares en los que la propia víctima no quería reconocer que sufría malos tratos, la radiografía que realizaron los médicos en la que se veía el rodillo y tras ser operada, demostrarón que algo ocurría y sólo pudo confesar que su marido la maltrataba asiduamente por el hecho de ser infértil.

Según el testimonio de la mujer y los primeros informes judiciales, el pasado 22 de diciembre, el marido en estado de ebriedad, en un acto deleznable y brutal, le inserto el rodillo  a través del ano amenazándola con matarla si se lo contaba a alguien.

Como los dolores de la mujer empeoraban, decidió llevarla al hospital. Pero en cuanto se empezó a investigar el posible caso de maltrato, el hombre huyó. Actualmente se encuentra en proceso de busca y captura.

La mujer se recupera de las secuelas físicas, pero sus secuelas psíquicas tendrán una recuperación más lenta.

Esperamos que pronto se pueda capturar a semejante depravado y de con sus huesos en la cárcel. No permitamos que estos casos pasen al olvido.