No se te tiene que escapar ningún detalle porque si no el mousse de chocolate no te saldrá bien. Debes conseguir esa textura esponjosa, suave y ligera para que tus invitados quieran repetir

Un mousse de cualquier sabor está exquisito, pero por excelencia el mejor de todos es el del chocolate. Aprende a hacerlo y verás como serás un gran anfitrión. Todo lo que necesitas lo puedes encontrar en el supermercado:

175 gr de chocolate negro
30 gr de mantequilla
4 huevos
80 gr de azúcar en grano o azúcar glas

Como puedes comprobar hay muy pocos ingredientes, lo que quiere decir que no se necesita mucho tiempo para prepararlo. Lo primero que debes hacer es deshacer el chocolate y la mantequilla al baño maría removiendo con cuidado. Una vez deshecho, añade el azúcar, mézclalo todo bien y déjalo reposar para que se temple.

Después añade las yemas poco a poco y sin dejar de remover a la mezcla de chocolate y mantequilla. Cuando esté bien mezclado monta las claras a punto de nieve. Cuando estén listas añade una porción de éstas al chocolate, mezclando suavemente.

Para finalizar vierte la mezcla sobre el resto de las claras y vuelve a mezclarlo con movimientos suaves. Ponlo en los moldes que más te gusten y déjalo enfriar un par de horas.

Si te gustan los mousses prueba a hacer este de limón 

Comparte esta receta

Fotos de google