Los gatos domésticos aparentemente tienen una gran fobia a los pepinos, sí has leído bien a uno de los ingredientes de las ensaladas. Recientemente han aparecido unos vídeos en los que los gatos se asustan hasta el extremo de esconderse por el miedo.

Los veterinarios están horrorizados con este hecho. Los vídeos que están colgado por las redes son todo un despropósito. Las personas que asustan a sus gatos con pepinos no saben que pueden provocarles un estrés traumático irreversible con unas secuelas psicológicas terribles.

Para todo esto hay una explicación clara que los científicos denominan ‘Folia a los reptiles alargados’. La ciencia ha demostrado que los gatos tiene pavor a las serpientes, por eso al ver un pepino alargado en el suelo se piensan que les va a atacar. La hipótesis del biólogo Jerry Coyne es que los gatos tienen una predisposición genética a tener un miedo atroz a las serpientes por sus antepasados a través de la selección natural.

Además a parte de esta afirmación, se piensa que los gatos tienen miedo a cualquier cosa desconocida y más aún si les sobresalta. Estos felinos tienden a ser melodramáticos y por puro miedo pueden llegar a dejar de comer hasta morir de hambre.

Por ese motivo no es conveniente que asures a tu mascota con un pepino porque puede desencadenar a problemas de salud irreparables. Lo único que conseguirás con esta broma es que tu gato tenga miedo de estar en su propia casa y se estrese más de la cuenta.

 

Comparte si no quieres que los gatos sean asustados con pepinos

Fotos de Google