La comida es una e las cosas que tienen fecha de caducidad y con la que se tiene que tener más precaución a la hora de ingerir. Además de la comida fresca, la envasada y los botes también tienen una fecha aunque sea más tarde.

Seguramente lo que no sabías es que hay ciertos objetos o artículos que usamos a diario y que también caducan e incluso los estamos utilizando ya caducados y pueden ser perjudiciales para la salud como por ejemplo el agua oxigenada que desde que se abre dura dos meses y luego se convierte en agua. Claro está que si se vuelve a cerrar con la presión indicada dura hasta un año.

El cepillo de dientes se tiene que cambiar cada vez que cambia la estación. Incluso si te resfrías debes cambiarlo cuando te recuperes.

Los cepillos de pelo cogen muchas bacterias al no ser limpiados correctamente, por eso una vez al año tienes que reemplazarlos y al menos asegurarte de que una vez por semana los limpias bien.

Las almohadas caducan a los dos o tres años, luego se convierten en un nido de ácaros.

Las toallas se tienen que cambiar cada dos años porque también son tejidos donde se se acumulan los ácaros.

Para que las especias de la despensa no pierdan su sabor es recomendable cambiarlas cada tres años.

Una hornillo te puede durar más de 20 años así que puedes estar tranquilo pero siempre atento a cuando lo debes de cambiar.

Los sujetadores suelen durar unos dos años, a partir de este momento empiezan a perder forma y a perder elasticidad, ese es el momento en que tienes que tirarlos y comprar unos nuevos.

 

Vigila estos objetos y cámbialos si hace falta

Fotos de recreoviral