En una habitación con 10 personas al menos 6 no consumen lácteos y aseguran que son intolerantes a la lactosa. Lo primero que tienen que hacer es ir al médico para que lo confirme y si lo son empezar a ver opciones de qué consumir.

Las alternativas a la lactosa actualemente son muchas, pero antes de optar por ellas debes de saber si realemente eres intolerante. Para saber si lo eres hay unos síntomas que te avisan de ello como por ejemplo el dolor, los gases, la hinchazón o la diarrea cuando se consume cualquier lacteo con lactosa. Si has ido al médico y te han disgnosticado como que eres intolerante, debes llevar una dieta equilibrada y saludable para cubrir las carencias de calcio o vitamina D que contienen los lácteos. Estos alimentos son las verduras de hoja, los pescados azules, los frutos secos y las legumbres.

Si quieres seguir bebiendo lehe hay una opción que es la de consumir la leche sin lactosa. Si quieres eliminarla por completo, las alternativas son las bebidas vegetales que puedes encontrar hoy en día en cualquier supermercado como la leche de soja. Ésta bebida se puede encontrar en cualquier herbolario así como también en los supermercados y además de muchos sabores.

Entre las leches vegetales está la de almendras que tiene muchos nutrientes y proteínas y es perfecta para los veganos así como también para los niños para evitar los compuestos químicos que les añaden a las leches.

Y por último la leche de arroz que es muy baja en grasas y beneficiosa para el sistema inmunológico además de ser la más digestiva que existe. Ayuda a reducir el colesterol y aporta gran cantidad de vitamina D.

 

Comparte porque siempre encontrarás alternativas a todo

Fotos de mejor con salud