El orégano viene de una planta cuyas hojas se utilizan para el condimento de ensaladas, pescados, carnes... se pueden consumir frescas o secas, pero secas conservan más aroma y sabor en las comidas que quieras sazonar.

El orégano tiene innumerables beneficios digestivos, además de ser antioxidante y proteger y reforzar nuestro sistema inmunitario. Es una de las especias más utilizadas en la gastronomía de todo el mundo y sobre todo en la cocina italiana, la mediterránea y mexicana. Este ingrediente tiene muchas propiedades para el tratamiento y la prevención de ciertas enfermedades como combatir la congestión nasal. Con una infusión de orégano tiene un efecto mucolítico y expectorante que ayuda con la eliminación de las flemas.

Otro de sus beneficios es que alivia los dolores menstruales ya que contiene efectos antiinflamatoios,analgéticos y antiespasmódicos. Lo puedes tomar en infusión o bien masticar sus hojas.

Es un gran aliado para hacer correctamente la digestión y ayuda a tener un buen ritmo y presión cardíaca además de mejorar la salud de las arterías.

El orégano resulta un gran aliado contra los dolores musculares y los de muelas, favoreciendo el fortalecimiento de los mismos y evitando contracciones o más dolor.

Y por último esta especia tiene un efecto laxante y protege la flora bacteriana además de tratar las infecciones de la piel.

El orégano se puede utilizar como infusión, como especia y aliño de ensaladas, carnes, pescados, pizza… o bien como aceite.

 

Incluye más orégano en tus comidas

Fotos de mejor con salud