No renuncies a tener un perro grande sólo por el hecho de que lo sea más que tú. Es un animal doméstico igual y se merece todo el cariño del mundo por muy grande que sea. A veces puede hasta sacarte del sofá.

La visión de una mascota es querer un perro y tener uno pequeñito pero de vez en cuando el perro se hace grande incluso a sobrepasar las medidas que tenías en la cabeza. Hay muchos perros que son prácticamente como un caballo tal como este:

O por ejemplo este perro que tenía el capitán de ‘La Sirenita’ debía de ser más grande que él.

Si quieres duchar a este perro no te recomiendo que lo metas en la nevera.

Y si se acuesta encima tuya mejor ten cuidado no te vaya a aplastar del todo

Siempre se dice que los dueños son iguales que sus perros y estos casi se parecen si no fuera por el tamaño.

Si los puedes coger es que todavía son pequeños.

 

Comparte a estos gigantes con tus amigos