Las cremas de café o de leche son una delicatessen para después de comer como postre o como tarta de cumpleaños. Hacer una buena crema necesita de un trabajo preciso para que se consiga la textura correcta.

La crema de café realmente es muy fácil de preparar y para que salga perfecta el ingrediente más importante es el café soluble.

1 litro de leche

1 huevo entero

6 yemas de huevo

200 gr de azúcar

25 gr de mantequilla

75 gr de harina

12 gr de café soluble

Pon una olla a fuego medio y ve echando todos los ingredientes: la leche, la mantequilla, las yemas de huevo, la harina, el azúcar y el café soluble.Ve removiendo poco a poco para que los ingredientes se integren.

Cuando la crema esté un poco espesa retira la olla del fuego y remueve un poco más. Luego viértela en un molde del tamaño y la forma que quieras y déjala que se enfríe hasta que se cuaje.

Primero déjala enfriar fuera de la nevera y luego métela si no vas a consumirla enseguida. Muchos la suelen acompañar de galletas o algún bollo.

Comparte esta rica crema de café