El ejercicio físico está a la orden del día y ya son muchas personas las que practican en el gimnasio modalidades diferentes de entrenamiento. Lo que no saben es lo que pasa cuando dejan de hacer ese deporte por una temporada larga de tiempo.

Si tu cuerpo está acostumbrado a una cosa, le va a costar desacostumbrarse y por ello sufre ciertas reacciones. Al dejar de ejercitarte o bajar la actividad física tu cuerpo experimenta cambios y el que más se denota es en el cerebro.

Si pasan 10 días desde la última vez que hiciste ejercicio, el flujo sanguíneo del hipocampo empieza a reducirse y a las dos semanas el aguante que habíamos conseguido empieza a debilitarse y nos sentimos muy cansados.

El oxígeno de nuestro cuerpo se reduce de manera considerable al igual que la cantidad de glucosa en sangre y se puede perder todo lo que hemos conseguido en 8 meses de duro trabajo

La fuerza dura más que la resistencia pero aún así empieza a flaquear a partir del mes. Y lo peor de todo es que a las 8 semanas de no haber hecho ejercicio se empieza a acumular la grasa, perdiendo todo lo que se había conseguido.

Lo mejor es llevar una vida sana con ejercicio moderado introducido en tu rutina diaria para no sufrir estas consecuencias.

 

Comparte con tus amigos esta curiosidad

 

Fotos de Google