Las meriendas de toda la vida al final tienden a aburrir, que si un poco de fruta, que si medio sándwich, una barrita de cereales o un zumo. Esta merienda a parte de divertir a tus hijos hará que les guste el momento merienda.

Los cotton cupcakes es una excelente merienda infantil, llena de colores, azúcar y fantasía. A los niños les encantará y tú te podrás permitir un momento dulce al día. Los ingredientes para elaborar estas delicias para 4 personas son:

100 gr de harina
150 gr de azúcar
3/4 cucharadas de levadura en polvo
Media cucharadita de bicarbonato
2 huevos para la clara
135 gr de yogur
115 gr de mantequilla con sal
200 gr de mantequilla sin sal
200 gr de azúcar glas
2 gotas de colorante
Media cucharada de aroma concentrado de algodón de azúcar
Frutas confitadas

Es cierto qu es una merienda algo calórica por la cantidad de azúcar que contiene, pero nunca viene mal hacer la excepción por un día.

El primer paso que se tiene que dar es calentar el horno a 200ºC y mientras tanto mezclar bien en un recipiente la harina, la levadura y el bicarbonato hasta que no queden grumos. Por otro lado bate las claras de huevo con el azúcar hasta que queden semimontadas y poco a poco vé colocándole la mezcla de harina, levadura y bicarbonato.

Cuando esté bien removido añade la mantequilla en pomada, el yogur y la mitad del aroma concentrado de algodón de azúcar. Para añadirle color coge el colorante que más te guste y si lo quieres hacer de varios separa la masa y repite el procedimiento con cada color. Si quieres esponjosidad, deja reposar la masa durante dos horas en el frigorífico.

Una vez lo tengas vierte la masa en cápsulas de cupcake previamente preparadas en molde de metal o silicona. Rellénalas hasta la mitad ya que en el horno subirán. Mete en el horno y pasados los primeros 5 minutos, baja la temperatura a 180ºC y hornea durante 20 minutos más o hasta que al pinchar con una brocheta salga limpia.

En ese tiempo prepara la cobertura de mantequilla. Bate enérgicamente la mantequilla en pomada con el azúcar glas y la otra mitad del aroma concentrado de algodón de azúcar. Una vez hecha la cobertura, retira del horno los cotton cupcakes y añádele la cobertura con las frutas confitadas. Y así ya puedes disfrutar de una merienda divertida con tus hijos.

Todas las pulporecetas aquí

Endulza el día a día de tus hijos

Fotos de Google y Demos la vuelta al día