Además de enseñarte cómo hacer unos raviolis de setas, te vamos a dar todos los trucos para cocinar una de las mejores salsas de nueces. Esta receta necesita de mucha elaboración pero luego merece la pena por su gran sabor.

Los raviolis son un tipo de pasta fresca que se caracteriza por su suavidad. Los puedes rellenar con el ingrediente que más te guste, pero nosotros te vamos a explicar cómo hacerlo con setas. Todo lo que necesitas lo podrás encontrar en cualquier supermercado.

200 gr de harina de fuerza
2 huevos
200 gr de setas
Aceite de oliva
Mantequilla
1/2 cebolla
200 gr de nueces
Caldo de ave o pollo
Sal
Pimienta negra
Queso parmesano
Eneldo y tomillo

Apunta bien todos los pasos a seguir para que te salga exquisito. Lo primero es tamizar la harina de fuerza sobre una superficie limpia y cuando tengas un montoncito haz un hueco en el centro. Por otro lado bate los huevos con un poco de sal y viértelos en el hueco y empieza a mezclarlo arrastrando poco a poco la harina hacia los huevos. Ve amasando hasta crear una masa compacta y elástica. Después cúbrela con papel film y déjala reposar 30 minutos.

Mientras se está reposando la masa, pela la cebolla y pícala al igual que las setas. A continuación pon a calentar mantequilla y aceite en una sartén y echa la cebolla y las setas picadas, salpimienta y rehoga hasta que las setas estén tiernas y bien hechas y apaga el fuego.

Ahora coge la masa que has dejado reposar y estira una parte con un rodillo para que quede una masa fina y manejable. Una vez estirada la masa, espolvoréala con harina. Una vez tengas esta masa córtala a cuadrados y rellénalos con el relleno y luego cúbrelo con otro cuadrado.Pon a hervir una agua con sal y echa los raviolis durante tres minutos más o menos.

A continuación pon en una sartén las nueces peladas y troceadas y remueve para que se tuesten sin quemarse. Luego colócalas en un vaso de batidora, cúbrelas con caldo y tritúralo hasta obtener una salsa espesa. Después caliéntala en una olla y cuando esté caliente, añade los raviolis durante un minuto.

Sírvelo decorándolo como más te guste con un poco de queso parmesano por encima, eneldo, tomillo y alguna nuez.

 

Atrévete con la pasta