Una caída puede acabar mal o acabar bien y si nos afecta más de los debido puede suponer un trauma durante un tiempo. Las caídas puedes ser cuando vas en bici, en moto, andando por la calle o haciendo algún tipo de deporte.

Estos son algunos trucos que te ayudarán a superar o a evitar las caídas inesperadas: En el momento en el que estamos cayendo nuestro cerebro recaba mucha información, el pulso se acelera y vemos que el tiempo pasa más despacio para concluir con un porrazo bastante considerable.

Si llevas algún objeto en la mano o vas en bicicleta debes lanzarlo/a de inmediato por mucho aprecio que le tengas porque los objetos se pueden reparar pero tú puedes salir muy mal herido. Al soltar los objetos que lleves encima evitarás que la caída sea más dura. Un objeto lo que puede provocar es que te claves alguna astilla en el cuerpo y te produzca perforaciones en el cuerpo en el peor de los casos.

Si vas andando y de repente tienes un chaspiés, a veces lo salvas, pero si alguien te ha visto es posible que se ría y pases vergüenza, por eso tienes que tener mucho reflejos y cuando te pase eso hacer como si fueras a correr, entonces no parecerá que te hayas tropezado. La teoría es que cuando te tropieces tengas la rapidez de dar una zancada y empezar a correr un poco.

Si la caída es inevitable y no puedes salvarla, ya vayas en bicicleta, andando, en moto, sólo o en compañía lo recomendable es que te encojas y empieces a rodar por el suelo. Es la manera más sencilla de no sufrir más lesiones de lo debido.

Y ahora que sabes todos estos mini trucos tienes dos opciones. O caer con elegancia o evitar la caída ¿cuál eliges?

 

Aprende a ser hábil

Fotos de Google