La importancia de cenar en familia va más allá del compartir. Hay una serie de beneficios que tienen mucho peso a la hora de decidir si se quiere o no cenar en compañía y porqué se debería hacer todos los días.

Cenar en familia significa varias cosas y es importante porque potencia el cerebro humano al estar en contacto con otra gente. La mayoría de familias comparte estos momentos juntos pero hay muchas que ya han perdido la costumbre. Es cierto que a la hora de comer si no comes en casa por trabajo siempre es más complicado relajarse por si tienes que volver al trabajo.

Cenar todos juntos implica que los niños logren mejor calificación en el colegio porque comparte con los padres un momento crucial del día en el que el niño puede hablar con los padres y estos a la vez aconsejarle sobre alguna cosa que el niño esté inquieto.

Otras de los muchos beneficios es que se desarrolla menos la obesidad ya que son menos propensos a generar adicciones sobre algún alimento así como también una salud mental estable.

Si te comunicas con tus hijos a la hora de cenar, cuando salgan a la calle o estén en el colegio tendrán menos dificultad para relacionarse socialmente y para que los niños aprendan a cenar en familia sólo hay que acostumbrarlos desde pequeños para que vean que es una de las actividades más importantes que se puede hacer en familia.

 

 

Cenar siempre en familia nunca es una mala opción

 

Fotos de Google