Comer cualquier cosa que encuentres en la nevera no siempre es la mejor opción. Lo que debemos hacer es improvisar con los pocos ingredientes que tengamos y hacer una buena cena que aporte los nutrientes necesarios para irnos a la cama completos.

No te atrevas a decir nunca más que no tienes tiempo de hacer la comida o que no te gusta cocinar. Estas deliciosas recetas se hacen en tan poco tiempo que te encantará llegar todos los días a casa para preparar la cena. Uno de los platos más sanos es la ensalada de pimiento verde, nueces, queso azul, tomate y arándanos. Un delicioso manjar que además puedes combiar por otros ingredientes.

La cena es la comida menos importante del día y la que no tiene que ser muy abundante, por eso este sándwich de jamón y queso con salsa picante es una buena opción porque ayuda a acelerar el metabolismo y a hacer mejor la digestión.

Este plato sirve tanto para la comida como para la cena, todo depende de la persona. Un buen risoto de champiñones te dará el aporte energético que necesitas para sobrellevar el día a día.

Sencillo y fácil: una torta de queso brie y cebolla caramelizada, con un poco de mango y ensalada. Este tipo de tentepié es muy bueno para irse a dormir y para facilitar la digestión. Si no te gusta el queso puedes cambiarlo por jamón cocido o cualquier otro embutido.

Un buen bocadillo de ventresca y salsa no te dejará con hambre. Esta es una opción de las innumerables que pueden haber. Un bocadillo de verduras, de carne, de queso, de jamón york. Tú decides.

Si eres muy goloso una vez a la semana puedes permitirte tostadas con nutella y fresas y para el más atrevido lo puede combinar con plátano, pero cuidado, es una gran tentación.

Y por último una buena hamburguesa de pisto, queso y cebolla con patatas fritas. Este plato no es muy suave pero para los estómagos más resistentes es beneficioso para el aporte de energía.

Atrévete con las cenas y comparte con tus amigos

Fotos de tapasmagazine