La comida es el punto clave de un viaje. Cuando organizas una escapada lo primero que te interesa es saber la comida típica del país de destino y aprovechar para saborear comida nueva y de paso conocer mejor el lugar.

Melissa Hie se propuso dar la vuelta al mundo y mostrar su viaje a partir de fotografías con comida típica del cada país. La diseñadora de Singapur quería viajar por todo el mundo para ver la belleza de otros lugares y poder fotografiarlos, pero no quería ser la típica que cuelga fotos por colgar, quería que tuvieran un significado como ésta de la Torre Eiffel de Paris en la que sale con un croissant típico Farncés.

Esto es lo que Melissa decidió hacer, tomar en cuenta otro elemento de los viajes que los enriquece mucho como la comida.Ya sea un plato, un bollo o un antojo de cada lugar con un monumento representativo del sitio. Esta es la de Kyoto en Japón con un helado de pistacho.

Melissa ha estado en 31 países y no cesa de colgar fotos con comida en su Instagram. Como ésta de Fushimi Inari-taisha en Kyoto.

No sólo hace fotos con comida sino que recrea en cada una lo que realmente quiere mirar. Como es el caso del Bund en Shanghai.

O caminando por las calles de Shangai.

Ha llegado hasta el desierto de Singapur.

Y a Petra en Jordania.

Nos ha enseñado como comió un rico arroz de verduras con huevo en Indonesia y además en un barco.

O un gelato italiano en Malta.

Suiza también tuvo la suerte de tener a esta chica entre sus calles.

Y Australia no se queda atrás.

Probó la fruta de Shwedagon en Birmania.

Se bebió una copa de vino en Uluru, Australia.

Y se comió un kebap en Ölüdeniz, Turquía

Como puedes comprobar los viajes también pueden significar otras cosas.

 

Comparte esta genial idea con tus amigos