El síndrome de West se caracteriza por una serie de espasmos como encefalopatía epiléptica pero en la infancia, no es muy frecuente pero si es muy grave que se caracteriza por varios elementos de los que hay que estar muy atentos para proteger a tu hijo.

Una madre quiere crear conciencia sobre el síndrome de West en los pequeños ya que cuando nuestros hijos son bebés es muy difícil darse cuenta de lo que le puede pasar al niño ya que todavía no hablar y no puede decir qué es o que le pasa. Una madre de Inglaterra decidió compartir el vídeo de su hijo de 10 meses que padece el Síndrome de West que se caracteriza por espasmos epilépticos, retardo del desarrollo psicomotor e hipsarritmia en el eletroencefalograma.

Este síndrome aparece en 1 de cada 4 mil a 6 mil bebés y es más común en el sexo masculino y suelen manifestarlo entre los 3 y 7 meses de edad y hay que tener muy prsente que se puede confundir con cólicos, dolor abdominal o hipo por eso hay que estar muy atenta para diagnosticarlo lo antes posible.

El caso de Olivia es peculiar porque su impulso o espasmo es levantar los brazos más o menos 20 o 30 veces en 3 minutos. Este síndrome es muy peligroso porque puede afectar al cerebro y evolucionar en ataques epilépticos más graves.

El caso de Hugo un niño español que fue diagnosticado con cuatro meses y después de varias pruebas  y medicamentos tuvo que empezar con fisioterapeutas y estimulaciones para ayudarle a coordinar brazos y piernas.

Hugo aprende a coordinarse en una piscina gracias a un profesor que le ayuda a moverse bajo del agua.

Aquí puedes ver el vídeo de Olivia.

 

Advierte a todas las madres sobre este síndrome para que estén atentas a sus hijos