Cocineros y cocineras de muchas partes del mundo quieren viajar a Lisboa para ver y probar su gastronomía que puede ser un plus para sus restaurantes.

Los turistas sin embargo viajan Lisboa a parte de por lo económico que es, por lo bien que se come con sus tradicionales platos reinventado por cociceros portugueses.

Un local pequeño, romántico y tirando a bohemio en el barrio de Mouraria en Rua São Cristovão 27, muestra al público elaboraciones crudas por su ausencia de fogones como por ejemplo las legumbres del parque de Arrábida.

También hay un hotel, el Altis Belem Hotel Spa que prepara menús de degustación de cocina atlántica y viajera.

Gambrinus es un bar situado en Rua das Portas de Santo Antão, 23 y lo maravilloso es sentarse en la barra y saborear cada repertorio de comida de José Fernandes y su equipo de principio a fin. La mantequilla, la mostaza, la empanada de langosta, una carta de vinos de Madeiray un café.

Visita Lisboa

Fotos de tapas magazine