Desde 2013 una familia noruega vive en una cúpula geodésica en el Círculo Polar Ártico con todos los problemas que ello conlleva. La familia de seis integrantes construyó una bóveda geodésica solar de tres pisos y cinco pies de altura. Exactamente esto es una estructura esférica compuesta por una compleja red de triángulos.  

El material de la casa esfera utilizado es con materiales orgánicos: arena, agua y arcilla  y así mantiene el calor mientras protege a la familia de los fuertes vientos y fuertes nevadas típicas de la región. A su vez también construyeron un pequeño huerto para cultivar sus frutas y sus plantas con unas estupendas vistas.
La familia noruega disfruta como nunca de un ambiente tan natural y tranquilo.

Para ellos fue todo un reto montarla pero tras el resultado están más que satisfechos.

 

En el pequeño huerto pueden cultivar cualquier tipo de coca que les apetezca para luego tener algo de lo que alimentarse.

 

También disfrutan y se relajan haciendo yoga frente a las vistas más hermosas del mundo.

El interior de la casa está hecho con sumo cuidado para que no se rompa nada y que se pueda estar lo más cómo do posible.

 

Vivir en un espacio como éste debe de ser una e las cosas más bonitas de todas. Las fotos ya hablan por si solas al ver la inmensidad de las montañas y del cielo.

Su forma circular permite ahorrar energía y mantener calentita la casa.

 

Comparte con tus amigos esta fabulosa casa